martes, 8 de septiembre de 2015

Club 50+ AIL Madrid: ¡la aventura empieza aquí!

Éste es un artículo escrito por uno de nuestros maravillosos estudiantes de español del Club 50+: descubre sus motivaciones, revive sus momentos favoritos, ¡y ve las clases y actividades de AIL Madrid desde un punto de vista nuevo!


En el transcurso de los últimos 40 años, he viajado mucho por Latinoamérica, a menudo por varios meses. En el camino, he aprendido por mi cuenta el suficiente español para ser capaz de defenderme como turista: encontrar un hotel, reservar una habitación, pedir en un restaurante, comprar en tiendas, y así sucesivamente. Pero solo tenía una vaga noción de la gramática española, y mi vocabulario era muy limitado. Recientemente me he jubilado, y esto me ha dado la oportunidad de hacer asistir a algunas clases. Decidí que sería aventura emocionante poder hacer estos cursos en Madrid, y así mejorar mi español.



Busqué escuelas de idiomas en internet y vi que habías unas cuantas. Pero, ¿cuál era la correcta para mí? Varios sitios webs ofrecían comparaciones de las diferentes escuelas, y cada escuela parecía estar “acreditada” de algún modo, pero aún así, no estaba claro cuan honesta y competente era cada escuela. Me preocupaba acabar preso durante dos semanas en Madrid en una escuela que odiase, alojado en alguna parte desagradable de la ciudad.

Acabé aplicando en dos lugares, en AIL Madrid y en otra escuela. Empecé con una conversación online con un representante de AIL Madrid; fue capaz de responder a la mayor parte de mis preguntas inmediatamente, me sugirió que mirase algunos comentarios de antiguos estudiantes de la escuela, que mirase también la página en Facebook, y sugirió que hablásemos por Skype al día siguiente. Entre emails y, conversaciones online y por Skype, decidí que AIL Madrid era el lugar para mí, así que retiré mi solicitud de la otra escuela. Hice el examen online, reservé con la aerolínea, y esperé que todo fuese bien.

Y todo acabó saliendo muy bien: AIL Madrid fue una excelente elección. Me apunté a un curso de cuatro horas de clases diarias durante dos semanas, lo cual estaba bastante bien. La profesora era entusiasta y estaba muy comprometida con la clase, y nos enseñó mucho sobre la cultura española. Los otros estudiantes eran aplicados, y cada uno tenía sus propias fortalezas, las cuales la profesora supo aprovechar para ayudar a los demás. No habiendo estudiado en un aula de clase por muchos años, a veces, me sentí completamente fuera de mi elemento, pero esto fue visto como una oportunidad para aprender, no como un desastre. Sí que tuve que pasar algo de tiempo fuera de clase trabajando en mi gramática, pero eso ya era de esperar.

Había un gran número de actividades y eventos organizados por las tardes, pero ya tenía suficiente para mantenerme ocupado por Madrid, así que solo acudí a dos eventos: a una tarde de tapas, y a una fiesta local durante una noche; ambas muy agradables. En el descanso de media mañana, todos los estudiantes íbamos a una cafetería cercana a merendar, y llegamos a llevarnos muy bien como grupo.

A la luz de mi abrumadora y positiva experiencia, de todo corazón, puedo recomendar AIL Madrid a cualquiera que quiera mejorar sus habilidades con el español.

Por supuesto, está la ventaja añadida de que Madrid es una ciudad fantástica en la que pasar un buen tiempo (durante mi estancia allí, hice un viaje a Toledo, y también pasé una semana en Sevilla, incluyendo un viaje de un día a Córdoba).



Peter Cleary


San Francisco, California

No hay comentarios:

Publicar un comentario